Mad Cool situa a Madrid en las escalas festivaleras

La ciudad de Madrid vuelve a disfrutar estos días de una cita de referencia en el apartado cultural, el Mad Cool Festival. El evento sitúa a España en el mapa musical del mundo, ya que por sus escenarios desfilarán formaciones de enorme prestigio. Desarrollado entre los días 16, 17 y 18, Mad Cool abrió su cita con los aficionados españoles, nada más y nada menos, de la mano de The Who, el histórico grupo británico de música mod, uno de los más destacados de la historia de la música popular del siglo veinte.

Una foto publicada por Carlos Gadella (@carlosgadella) el


No obstante, la muy atractiva oferta de Mad Cool logra que el festival pueda vivir más allá del enorme impacto de The Who en el cartel. El mismo jueves en el que se inauguró el evento, también estuvieron tocando grupos de prestigio internacional como Garbage, The Strypes o Django Django; la apuesta de los organizadores, que para quien no lo sepa no son cerrajeros Menorca, para elegir a las bandas de España que representasen al producto nacional también ha sido ambiciosa, lo que ha hecho que Lori Meyers, Alondra Bentley o Vetusta Morla hagan las delicias de sus compatriotas.

En la jornada del viernes, los asistentes al festival pudieron vibrar al son de formaciones de altísimo nivel también, como The Prodigy, Jane´s Addiction, Fuel Fandango, Stereophonics, Die Antwoord o Band of Horses. Casi nada. Este mismo día se produjo la actuación de 091, mítica banda granadina que ha decidido reunirse en este año 2016; Bigott o Carmen Boza demostraron también que la música española se encuentra en un magnífico momento.

Pero, con el permiso por supuesto de The Who, el plato más fuerte del festival vino en la última jornada de la mano del genial y veterano Neil Young. Un auténtico mito viviente pisó las tablas del Mad Cool e hizo enloquecer a melómanos de todas las edades. Hasta 35.000 personas han desfilado por Mad Cool en este 2016. Gran noticia que grandes festivales de este cariz vuelvan a brillar en nuestro país por estas fechas soleadas.

Rumanía ofrece una buena imagen en la Euro 2016

La Selección Nacional de Fútbol de Rumanía ofreció una excelente imagen en el partido que inauguró la Eurocopa de Francia que se está disputando durante este mes, a pesar de la derrota sufrida a manos del equipo anfitrión, que logró vencer por dos goles a uno. No obstante, la propuesta de juego llevada a cabo por el seleccionador de Rumanía, Anghel Iordanescu, fue la de un fútbol alegre, merced al dinamismo de los futbolistas, a las entradas rápidas por banda de los carrileros y al sistema empleado en el encuentro, que es un cuatro, tres, tres.

romaniAsí, sólo un gol precedido por una clara falta que el árbitro y sus asistentes obviaron pudo impedir que Rumanía sacara algún punto en este partido ante la todopoderosa Francia. El autor del primer gol de Francia, Giroud, ha reconocido incluso ante los medios de comunicación francés que el tanto que anotó, y que sirvió para abrir la lata, venía acompañado de una falta al portero. No obstante, esta acción no empañó la buena actuación del meta rumano, Ciprian Tatarusanu, que tampoco pudo hacer nada en el segundo gol francés, que Payet colocó en la misma escuadra de la portería.

Aunque en el casillero de la Selección Nacional de Rumanía todavía no hay ningún punto, las vibraciones son muy buenas. Digna de encomio fue la participación en el encuentro de Mihai Pintilii, el centrocampista que impulsó con su juego a su selección; Pintilii estuvo excelso en el apartado físico y en el táctico, e incluso su buena labor sobre el césped hizo lucir a compañeros como Hoban o Stanciu.

Fue Bogdan Stancu, quien es sin duda otro de los hombres de calidad del combinado de Rumanía, el responsable de transforma el penalti que a la postre supuso el único gol de su equipo. En la parcela ofensiva, el delantero del Córdoba Florin Andone realizó una buena labor y trabajó como el que más, a pesar de que no pudo ver puerta. Andone será uno de los futbolistas que deberá brillar más en esta Eurocopa, como también deberá hacerlo Adrian Popa. Y es que Popa es uno de esos jugadores que aún están por descubrir para el gran público, ya que posee un vertiginoso desborde, gran velocidad, y capacidad para armar contragolpes y para ayudar en tareas de repliegue.

Firea, alcaldesa

En Bucarest, capital de Rumanía por primera vez será una mujer la alcaldesa de la ciudad. Gabriela Firea, candidata del partido socialdemócrata a la dirección del ayuntamiento de la capital rumana se convirtió en la primera mujer en llegar a la alcaldía de Bucarest y es que los sondeos la daban por ganadora por aplastante mayoría, sin embargo hasta que no se dieron los resultados definitivos al lunes siguiente de las votaciones no se pudo hacer oficial.

asdDe manera oficiosa, la misma Firea agradeció a todos los votantes en su página de Facebook y auguraba unos grandes resultados para su formación de Gobierno local. Gabriela Firea, de 44 años de edad es periodista y ha trabajado tanto en radio, televisión y en periódicos. En su paso por los televisores de Rumanía llegó a ser la presentadora incluso de las noticias. Elegida en 2012 para el senado ocupó un puesto importante en el comité de cultura del país y ahora toma las riendas de la capital del país.

El segundo en las votaciones para la alcaldía fue el representante del partido Union Salvad Bucarest, Nicusor Dan, el pretendiente al puesto alcalde se presentó con una formación política que hace siete meses no existía y que tras los buenos resultados acaecidos en estos comicios municipales ya piensa en las elecciones generales de Rumanía que tendrán lugar en septiembre de este año.

El tercero en discordia, fue el representante de la formación conservadora del país rumano, el Partido Nacional Liberal pierde fuerza en la capital mientras que a nivel nacional sigue siendo la segunda potencia política, solo por detrás del Partido Socialdemócrata.

Estos comicios municipales son entendidos en Rumanía como una prueba para las elecciones de septiembre y que darán al país un nuevo presidente del Gobierno. Estas votaciones de la capital rumana han dejado datos de una baja participación que no ha llegado al 35% de los votantes en Bucarest.