Asociaciones del Polígono creen que el Ayuntamiento “cierra las puertas” a que la Junta de Comunidades haga un Centro de Día

La asociación de vecinos y otras asociaciones de pensionistas y de mujeres del Polígono han dirigido un escrito a la Junta de Distrito y al Alcalde de Santiago pidiendo que no se ceda la parcela de propiedad municipal situada junto al Centro Social, y cuyo destino era un Centro de Día, para otros fines.

En concreto el Ayuntamiento baraja convocar un concurso para ceder el uso, no la propiedad, de ese suelo para la construcción de alojamientos para mayores, en régimen de cooperativa, con la condición de que se incluya en el complejo un Centro de Día de uso abierto y cuyas plazas puedan ser concertadas por las administraciones para que sean accesibles económicamente a todos los usuarios del barrio. De esta forma el Ayuntamiento pretende que exista a corto plazo al menos una instalación de estas características en el barrio que pueda tener uso público, aunque su titularidad no lo sea, mientras se concreta el previsto Centro público que debe construir la Junta de Comunidades según Convenio.

Los colectivos citados creen sin embargo que ello «cerraría la puerta» a que la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Comunidades construya el Centro público, de lo cual responsabilizarían al Gobierno municipal, advierten, vamos que tirando un poco de humor, tendrían que llamar a unos buenos especialistas cerrajeros Santiago para abrirlas, y ni con esas. Consideran que el citado proyecto cooperativo, en el que hay al menos un promotor interesado, no debe ser «sustitutorio ni excluyente de los centros públicos» ya que tiene «características diferenciadas» y sugieren que se le asigne otra ubicación sin definir.

Los vecinos recuerdan que conseguir la citada parcela fue difícil y que se cuenta ya con un Proyecto del Centro de Día elaborado por el Ayuntamiento, por lo que «todo está dispuesto para remitir la parcela y el proyecto a la Consejería de Bienestar Social (sic) y que esta comience su construcción». Recuerdan además que la Junta de Comunidades, que se sepa, «no ha dado marcha atrás al proyecto» por lo que si el Ayuntamiento cambiase de destino la parcela supondría «una renuncia expresa a realizar un centro de día de gestión pública en el barrio y esta responsabilidad recaería totalmente sobre el Equipo de Gobierno Municipal».

Sin embargo Diario de Toledo ha podido saber que la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de Comunidades no ha previsto este proyecto en su Presupuesto para 2013 y probablemente no lo estará en años siguientes, según se desprende del Plan Económico Financiero plurianual de la Junta, sin que el hecho de no haber renunciado expresamente a su construcción permita pensar que lo vayan a hacer finalmente, como de hecho está ocurriendo con otros proyectos, tales como centros de tercera edad, de salud o de jóvenes.

Por ello otras voces en el Polígono apuntan a que dejar un erial a la espera de un Centro «todo público», que quizá nunca llegue, puede ser un gesto loable pero poco práctico, dado el coste que supone renunciar a una iniciativa, como la cooperativa citada, que esperan muchos mayores del barrio.