Cine Rumano, ‘El Vecino’

Aunque a veces el eco mediático a lo largo y ancho del mundo no sea el que se merece, lo cierto es que el cine de Rumanía está viviendo una buena etapa en lo que a calidad se refiere. Cada vez hay mejores discursos, mejores profesionales y mejores producciones que traen la firma de Rumanía como tarjeta de presentación.

Una de las últimas pruebas del talento fílmico que se anda cociendo en Rumanía es ‘El vecino’, un filme del pasado año que contaba con Radu Monteanu como director. En el apartado interpretativo, también los rumanos conseguían venderse al mundo con solvencia y capacidad resolutiva, ya que actores como Teodor Corban, Iulian Postelnicu, Oxana Moravec o Ionut Bora estaban muy bien en la película.

Catalogada para mayores de 13 años y con unas críticas, por lo general, más que positivas, ‘El vecino’ era un thriller psicológico con una atmósfera que recordaba al mejor Alfred Hitchcock. Y es que una de las señas de identidad del nuevo cine rumano es la complejidad de los personajes y la buena mano de los directores para posar su bisturí fílmico sobre el análisis de la condición humana.

Todo comienza cuando Sandu Patrascu, al que da vida Teodor Corban en la gran pantalla, regresa de correr junto a su perro y escucha en la escalera de su edificio una discusión de pareja detrás de uno de los portales. A partir de ahí, y tras salir el vecino de la casa, el cadáver de otra vecina inicia la sucesión de incertidumbres magistrales por las que transita el notable guión de la película.

El buen hacer del cine de Rumanía en estos días es un hecho palpable, como evidencian películas del estilo de ‘Historias de la edad de oro’, ‘Un piso más abajo’, ‘Aferim!’, ‘La mirada del hijo (madre e hijo)’, ‘Pesca deportiva’ o ‘California Dreamin’.