Convocados paros en Atento Toledo para este 7 de marzo

La decisión de convocar estos paros fue tomada por el comité de empresa en la reunión que mantuvo el pasado 24 de febrero, tras la cual se han dado los pasos legales necesarios para tal convocatoria, finalizando hoy con el acto de mediación en el Jurado Arbitral de CLM. Además, coinciden con los convocados en otros centros de Atento en España para ese día 7 de marzo (A Coruña, Bilbao, Sevilla, Madrid, León y Barcelona) y del 10 de marzo (Valencia).

Estos paros son la respuesta de los trabajadores a la política empresarial de Atento Toledo, instaurada en la falta de respeto a sus trabajadores, basando sus decisiones en la “mano dura”, despidos, amonestaciones, apercibimientos, escasa valoración de la plantilla, menosprecio a la necesaria formación en el sector, vulneración de derechos de los trabajadores/as, como por ejemplo no conceder adecuación de horario por guardas legales, cuestiones todas denunciadas ante la autoridad laboral.

Así mismo, los paros quieren ser un toque de atención al cliente principal de Atento en España, la empresa telefónica MOVISTAR ESPAÑA, cómplice y culpable indirecto de estas situaciones y de la precarización del sector del telemarketing y la explotación de los trabajadores subcontratados para su atención telefónica. Recordar, que Movistar ha comenzado ha cerrar centros de atención al cliente fuera del país y volviendo a traer dicha atención a España para dar calidad a sus servicios de atención al cliente, pero lejos de lograr dicha calidad, Movistar le está faltando al respeto a sus clientes, al no solo no incrementar las plantillas en España para absorber el trabajo, sino incluso reducirlas, lo que provoca un exceso de carga de trabajo en España que se traduce en desatención de sus clientes. Además, ha instaurado la formula de que el principal objetivo en la atención es vender sus productos y no el de resolver eficazmente las incidencias y dudas de sus clientes. Un ejemplo de precarización es que se está prestando la atención telefónica con sistemas informáticos deficientes en los que los teleoperadores/as deben indicar que se llame más tarde, pero al tiempo se les exige ofrecer productos para vender.