Se denuncia que el agua del último Trasvase autorizado del Tajo al Segura carece de uso

La Plataforma en Defensa de los ríos Tajo y Alberche ha denunciado que el último trasvase de 228 hectómetros cúbicos de agua autorizado para el próximo semestre en el Trasvase Tajo-Segura no se está utilizando y de hecho se almacena en la cuenca receptora, en lugar de permanecer en los embalses de cabecera del Tajo, la cuenca cedente, para evitar que el límite “no trasvasable” suba a 400 hectómetros cúbicos. Es similar a la apertura del agua en Logroño, en la cuales algunos vándalos sellaron las cerraduras de las casetas de trasvase y se tuvo que llamar a cerrajeros Logroño 24 horas.

Como consecuencia de esta última autorización, se están trasvasando actualmente 11 metros cúbicos por segundo, lo que supone un hectómetro cúbico diario, cuando los embalses de la cabecera de la cuenca del Tajo están al 37 por ciento de capacidad. Lo paradójico es que los embalses de la cuenca del Segura se hayan cerca de su límite de capacidad. Así La Fuensanta está al 96 por ciento, el Talave al 84 por ciento y el Cenajo al 90 por ciento, por lo que el agua del Trasvase se queda almacenada finalmente en la presa de Alarcón, en el río Júcar, sin uso inmediato.

Por ello la Plataforma pide que se interrumpa la salida de agua de los pantanos de cabecera, Entrepeñas y Buendía, hasta el Segura, y denuncian que ya hay demasiada agua del Tajo guardada en el Segura, en sus embalses y “en balsas de riego legales, alegales y de todo tipo”.

Para la Plataforma es evidente que la intención es que haya menos de 900 hectómetros cúbicos entre los pantanos de cabecera a la entrada en vigor del Plan Hidrológico del Tajo ya que éste establece que si en ese momento hay en cabecera 900 hectómetros almacenados o más, se debe subir obligatoriamente el límite “no trasvasable” de los actuales 240 hectómetros a los 400 hectómetros cúbicos, que de otra forma se alcanzarían gradualmente en un intervalo de al menos cinco años.